El tiempo cambia el espacio.

Cambian las cosas al mismo tiempo en que se cambian también las personas.

Como sería una vez más estar en aquella plaza donde tu solías jugar cuando niño?

¿Como sería estar allí muchos años después y revivir el espacio?

Puede ser que quede un hueco inesperado dónde se esperaba reencontrar con el pasado.

Largo es el tiempo. Rápido es el ritmo en que se cambia el mundo.

Pero cuando el tiempo borra los recuerdos, hay siempre una manera de rescatarlos.

La Historia tiene sus testigos y en este juego iremos en busca de ellos.

Jugadores dibujan líneas imaginarias al moverse con sus dispositivos móviles sobre las calles de la ciudad.

Conectan lugares, que se conectan a memorias.

¿Qué es lo que se pasó? ¿Qué es lo que tus ojos están viendo ahora?

En la performance interactiva, Chronica Mobilis, cuanto más se encuentran las respuestas, más preguntas se formulan.

Es hora de buscar por las piezas de este rompecabezas.

Al final, a lo mejor, seremos capaces de comprender lo que se ha quedado olvidado.